Quasar Buddha




tuve miedo y no se lo dije a nadie
porque si el miedo se confiesa
ya nunca se marcha

Mareva Mayo















este invierno sigue estando extremadamente helado

así que hoy apenas salió el mezquino sol a saborear el lomo de nosotros/ los chilenos de abajo
abrí el bolsillo de la chaqueta

y lo encendí

no escuché voces ni nada raro
      la algarabía ya no se abandona
      ni a la mística
      ni al siseo del ángel


coquetos reptilianos ustedes/ a ver si no se les cae
de pronto
una escandalosa verdad encima
y se caguen -con ruido- en la cola de un banco
justo cuando los guardias
estén cerrando las puertas por dentro
y el aroma a coliflor con mierda
se transforme en un espeso fardo eléctrico
entrando por las 120 miradas
que te querrán escapar
críticamente
de ahí


el resto del poema se los dejo registrado en las fotos de arriba

en el humo

la Virgen María/ en persona
saliendo por mi nariz
y entrando por mi ojo,

tu no-camino de loca